viernes

VANIDAD


En la foto Juan Delibes y una "abuela" del Tormes
Te costó dejar atrás la vanidad primera, la del cesto lleno de peces o de la trucha grande y muerta exhibida en una foto. Luego, mucho más tarde, la vanidad de la fotografía del pez vivo entre los dedos y luego libre por tu voluntad de hombre. Y más tarde, ya sólo las palabras, contar a los otros pescadores amigos  cuantas conseguiste mover, tocar, encerrar en tu sacadera unos segundos.

Ahora nada. No presumes de pescatas o abundancias. Aquella vanidad de entonces te parece hoy ridícula, pueril, vacía. Ya no demuestras nada. Hacer alguna foto a veces sólo es una estrategia para atesorar mejor en tu memoria el tiempo y la dicha. 

Tampoco caes ahora en esa falsa modestia. Cuando alguien te pregunta ¿qué tal la pesca de hoy?. Dices siempre la verdad, pero de otra forma: “hoy en el río ha sido un día muy feliz”.

Tal vez también sea esta una forma silenciosa de vanidad, esa certeza de felicidad y plenitud en los días de río, esa certeza de vivir el privilegio de estar ahí un día más en un torrente, por unas horas libre.

Y el hijo pescador, sin embargo, lo aprendió tan pronto…
Le avergüenza hasta posar en esas fotos, casi tienes que obligarle. No hay vanidad en nada de lo que hace. No necesita demostrar nada a nadie, ni siquiera a si mismo. Sabe que al río no se va a demostrar victorias, ni triunfos, ni premios.

Fuera del agua, en la ciudad, nos pasamos la vida alimentando la vanidad propia y la de otros, buscamos triunfos, ganancias, ventajas, progresos. Luchamos por no quedar atrás, por seguir la carrera laboral y personal hacia ¿dónde?...

Pero aquí, caminando despacio por la orilla, poniendo toda la voluntad, las fuerzas y el saber en tocar otra trucha nada de eso importa. Sólo estar, sólo vivir envuelto en el sonido de los rápidos, el viento, el mirlo acuático, el águila que chilla y las palabras, cualquier palabra del hijo pescador, ya es ganar.


PD: Espero que a Juan no le moleste haber colgado aquí esa preciosa foto de una gran trucha que logró sacar en el Tormes. El si es un gran pescador. Pionero en España de la captura y suelta. Defensor de nuestros ríos desde hace muchos años. Obviamente al utilizar la tercera persona en esta entrada no me refiero a él, sino a mi mismo.

2 comentarios:

  1. Que estrada mas astuta!

    Que preciosidad de trucha la de Delibes, que bonita y que Grande es.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta como escribes amigo.

    PD: espectacular trucha!

    ResponderEliminar