jueves

CINCLUS

http://www.ojeailustraciones.es/es/
Ha pescado muchas veces con ellos y también con martines azules como chispas encendidas de carbonato de cobre. Van y vienen volando bajo la bóveda del río a la velocidad del sueño. Se posan frente a él, nerviosos, curiosos, tal vez cómplices. Desaparecen bajo el agua en busca de comida y vuelven a aparecer como si traspasar esa fría frontera fuera correr una leve cortina de seda transparente. Siempre están en los ríos que visita y ya casi nunca se espantan de su extraña figura humanoide tras la visera, el caparazón grisáceo del chaleco lleno de archiperres, el vadeador marciano y las polarizadas grandes. Pescadores ambos, con similar alma de inquietos, expectantes, saltarines, intrigados por lo que el agua guarda, esconde, atesora o da sólo a quienes entienden su fragilidad y su secreto. Mirlo de agua, hombre de agua, habitantes ambos de una libertad muy desnuda que no requiere de retóricas o prolijos tratados de política. Podrían ser amigos si hablasen la misma lengua, pero sólo son hermanos, más bien primos, conectados por mágicos genes, separados por unos pocos milenios de evolución y azar.

Muchas veces ha contemplado el pajarillo su éxito con la imitación de frigánea hecha con pelo de ciervo y plumón igual que él se ha asombrado tantas veces de sus buceos y fortuna tras las larvas. Llevan ya juntos muchos años compartiendo esos ríos. Uno sabe que si el otro se extingue se acabarán también para él las horas de alegría. El otro sabe que si el pescador desaparece algo reseco y venenoso podría arrasar su pequeño paraíso. O tal vez no lo sepan, y no importa. Lo que vale es estar juntos en el agua, escuchar el mismo cascabeleo de las cascadas, la sombra fresca de la maleza, el musgo de terciopelo, las pozas llenas de tricópteros y truchas. El pescador se para a contemplarle siempre que pasa veloz o bucea o se posa tan cerca y le mira inclinando la cabeza, cimbreando la cola y gritando su “sritt”. Cinclus cinclus del griego antiguo κίγκλος, “pequeña ave de río que menea la cola”.

Si, como en las tribus ancestrales que esculpían en árboles gigantes su silueta, él es su tótem.

miércoles

REÍR



Dejabas atrás el informe pendiente. Faltaba redactar las conclusiones estratégicas, sacar precioso petróleo de entre la hojarasca de los números y la arcilla prensada de las palabras. Dejabas atrás la cama caliente y a alguien que comenzaba a ser una extraña y a estar mucho más lejos que el río al que te acercabas conduciendo muy rápido, cortando la noche, por carreteras oscurísimas que podrías trazar aún hoy con los ojos cerrados. Descubrías lo fácil que era dejar atrás todo, recuperar de nuevo la sorpresa. Muchas veces te sentías más afín al río que a la persona que entonces amabas. También a las que luego amarías.

El ruido del agua y la luz del amanecer te recibían igual que un abrazo. Siempre tenías mucha prisa para armar la caña. Nunca esperabas a estar en la orilla para pasar la seda por la anillas y atar la mosca, como si tuvieras la certeza que nada más llegar a la corriente iba a haber una trucha comiendo. Sientes que hay formas de felicidad que sólo se saborean en retrospectiva, pero no esta, el frío que empuja la claridad, el nacimiento de los colores sobre el río aún opaco, la senda borrada por la furia verde de la primavera, sentirte el único espectador del principio de un día

En los escasos huecos que dejaba el trabajo, la ciudad, el deseo de ir a más, la disciplina del amor, ibas escribiendo historias, investigando, inventando, construyendo con palabras otras vidas. Era entonces tu secreto dentro de la evidente transparencia de tus días cotidianos. No sabes aún que es lo único que te quedará luego. Ignoras que todo lo que sentías seguro es más frágil que el retazo de niebla que atraviesas bajando, que todo lo que crees tan firme dejará de existir como a veces desaparecen los grandes peces que creías vencidos apenas a un palmo de tus dedos. Aún no has descubierto que sólo te quedarán esos cuadernos de letra imposible que sólo tu puedes leer. Sólo te quedarán las palabras y el río.

Foto: Mariangeles Moreno
Cuando todo ocurrió pensabas que ya no tenías nada en absoluto. Desolación, tristeza, silencio. Pero lo tenías todo. Dos ojos, dos manos, dos piernas, una salud inquebrantable, inteligencia suficiente para seguir adelante pero no tanta como para caer en el suicidio de M., el lento embrutecimiento de S., la no vida de T. en su silla de ruedas, castigado por unos excesos que sin embargo habíais saboreado todos. Aunque no lo supieras, las historias que inventabas y el torrente al que bajabas tantas veces ya eran mucho, algo grande. Entonces te parecían migajas. La ciudad comenzó a ser hostil. Hasta las grúas te parecían a veces una caña de pescar a punto de lanzar sus señuelos de falso progreso.

No has podido resistirte y has acortado el camino. No has llegado hasta donde pensabas comenzar a lanzar. Bajas campo através hasta las pozas de en medio que siempre has considerado las mejores. Algunas veces, pocas, pero si suficientes como para sentir el peso de este privilegio, tocaste una trucha en ese primer lance. Esta embriaguez no puede describirse. El tiempo, con su lija afilada, no ha podido borrar de tu interior esos pocos instantes. La felicidad es entonces insaciable.

Lo habías perdido todo, era cierto. Todo lo que creías sólido, seguro, íntimo, cercano. Habías descubierto una verdad dura que pocos hombres atisbaban en medio de la juventud. La precariedad de todo, la fragilidad intrínseca de vivir. También la que guardaba el río en apariencia tan bronco y tan invulnerable. Quién lo hubiera dicho unos años antes. No lo habrías creído. Ahora no te queda ni el perfume de aquello que te llenaba tanto, todo lo que te hacía sentirte invulnerable y feroz.

Te gusta acabar agotado. Demostrarte que puedes aguantar un día entero en el agua, solo, pescando con minuciosa usura cada escondrijo y cada postura, sin darte por vencido aunque durante horas las truchas sean como fantasmas y no veas ni toques ninguna. Eso te queda. Ese empeño. La voluntad de estar allí igual que cuando estás escribiendo una historia. Tal vez sea tu excusa o una forma de íntima arrogancia. Tal vez un bálsamo de dicha. Después de todas esas horas logras clavar una buena con un zonker verdoso. Estás metido en la espuma hasta el pecho. Es el único lugar donde no puede arrastrarte la fuerte corriente de Abril. El pez pelea duro. Se sabe bien su río. Se descuelga muy rápido. No puedes mover los pies para volverte porque estás en un equilibrio muy precario. Si resbalas tendrás que nadar con éxito dudoso. Deberías verte, temblando, sorprendido, mirando de frente a la corriente, con la caña en alto doblada hacia atrás y la trucha sacándote línea a tu espalda hasta que parte el hilo. No te quejes. No te lamentes. Aún te sabes reír de ti mismo.





lunes

CULTURA DEL AGUA

Foto de Karin Rosenthal (¿utilizada como publicidad subliminal?)

¿Qué es la nueva cultura del agua?

Pregunta a Pedro Arrojo que es profesor emérito del Departamento de Análisis Económico en Zaragoza y candidato de PODEMOS al Congreso de los Diputados por la provincia de Zaragoza. Su investigación está centrada desde hace 15 años en la Economía del Agua.  

Respuesta. Muy resumido, se puede decir que es aplicar al agua menos hormigón y más inteligencia y ver los ríos como algo más que como corrientes de H2O. Es la nueva cultura del desarrollo sostenible en materia de agua, pero eso exige explicar qué es desarrollo sostenible, así que suelo dar un ejemplo. Igual que ahora miramos un bosque y sabemos que es mucho más que un almacén de madera, la nueva cultura del agua invita a mirar los ríos y a entender que son mucho más que canales de H2O. Es entender que un ecosistema, además de agua que puede usarse para producir, es paisaje, identidad territorial, identidad de los colectivos y comunidades sociales, valores lúdicos y culturales, valores de vida... Y que a través de esos ríos se articula vida en el continente y en los mares. Los ríos no se pierden en el mar, fertilizan las plataformas litorales, y muchos peces del mar dependen de los ríos. Y si hay playas es por la erosión de los ríos, así que las industrias turísticas dependen también de los ríos. La cultura del agua es entender esta complejidad de ecosistemas.

"Hay grandes negocios en la trastienda del Plan Hidrológico"

"La Concha de San Sebastián es más valiosa como playa que como cantera de arena, y un río es más valioso como río que como agua"

"El 60% de la inversión total del Plan Hidrológico Nacional es a fondo perdido, y a pesar de eso el coste del metro cúbico de agua es mayor que ahora"

"El Plan Hidrológico Nacional se financia con trucos contables, con ingeniería financiera fraudulenta para el erario público"

"Lo único que puede explicar la sinrazón sistemática es que sistemáticamente haya intereses ocultos. La única forma de explicar esta corrupción es la sinrazón" 

jueves

HUGO CORTO

Alguien le contó que la posición de Gracián había sido aniquilada. Ellos en cambio habían tenido suerte, tan solo tres heridos. Los diez hombres que defendían aquellas ruinas parecían no tener miedo a los obuses. Desde los primeros días del asedio Hugo se había dado cuenta que no tenían experiencia militar, sin embargo aprendían rápido y entre ellos mantenían una extraña relación de íntima fraternidad compartiendo el alimento, las mantas, el miedo. Hugo enseguida se sintió uno de ellos. –Nunca he visto el mar, ¿cómo es el mar?– Le preguntó uno de aquellos hombres. Todos eran anarquistas extremeños de un pueblo llamado Pasarón de la Vera. Habían huido de sus casas ante el avance de los rebeldes hasta Madrid, llevaban viejos mosquetones Mauser que disparaban sin apuntar. Hugo se había traído del barco su rifle Lee Enfield y una mochila con peines de munición. A todos les asombró su puntería. Un disparo, un hombre muerto. Les enseñó a tomar las miras, a apuntar, a respirar despacio, a apretar el gatillo lentamente, a matar hombres. –¿Cómo es el mar?–. Hugo no sabe que aquel hombre dos años después, mirará largos días el mar encerrado entre las alambradas de un campo de concentración en el sur de Francia y recordará tus palabras y las recordará después en la barcaza que le acerca a las playas de Normandía y la nombrará de nuevo sesenta años más tarde a un niño que le pregunta con las mismas palabras la misma cosa indefinible –¿abuelo, cómo es el mar? Y el viejo le hablará de las mareas, del color de las llampugas pescadas a curricán, del los mil azules y mil verdes de los que se tiñe el agua en cada lugar del mundo–. Hugo nunca sabrá que los seis hombres que le acompañan ahora tras el parapeto volverán a reunirse muchos años después en el mismo pueblo del que huyeron, ya viejos, tomados por forasteros o por turistas jubilados porque en su voz suenan acentos extraños, porque tienen pasaporte argentino, inglés, francés, brasileño. Entrarán en el bar nuevo de la plaza y brindarán con cerveza fría por ti, gritando tu nombre muchas veces ante la mirada indiferente de los otros parroquianos.

Hugo entró en del depósito donde yacía el cadáver de su amigo Gracián. –Vámonos de aquí, ese ya no es él–. Le dijo a Ariadna. Salieron juntos a la calle, el aire era muy frío pero no lo sintieron. Ella se dejó llevar. Vagaron despacio por las calles de Madrid hasta la Taberna del Rojo. Hugo Corto pidió una botella de Jerez, dos pequeños vasos, un plato de aceitunas machadas y mojama.  –Cuando le dije a tu hermano Vadclav que venía a España te hizo jurar que te protegería pero ahora sé que no lo necesitas. Ella le tomó la mano herida por una esquirla de metralla. Conocí a tu hermano en la Isla de Fanata, yo pilotaba un pequeño vapor en esos archipiélagos del Pacífico y me contrataron para recoger a un chiflado sabio que andaba aprendiendo las lenguas de los salvajes. Me sorprendió que fuera un jovenzuelo cuyo único equipaje era un baúl lleno de cuadernos escritos. Estábamos en cubierta mirando cómo se alejaba la isla y él me contaba que allí vivía un pueblo maravilloso que tenía la lengua más rica y diversa del mundo. En ese momento vimos cómo un maremoto se tragaba la isla entera para siempre y desaparecía todo. Ahora siento lo mismo. Vendrá un maremoto y arrasará este país–. La esquila le había hecho una fea herida en medio de la palma. –Mira, esta cicatriz es mi línea de la fortuna, me la hice de niño con la navaja de mi padre cuando la gitana Amalia me quiso leer la mano y dio un grito al descubrir que no tenía. Pero el trozo de granada  ha cortado mi cicatriz–. Ariadna mira a los ojos negros de ese miliciano de acento indefinible que le sirve el vino y le relata con otras palabras aquel hecho terrible que años atrás le contó Vadclav entre sollozos. Su cuerpo delgado y largo, sus manos huesudas, el aro de su oreja, la gorra de marinero que a veces se pone cuando hecha de menos el mar, hacen de Hugo un tipo extraño.


Muchos años después recordará Ariadna al marinero, la taberna de Rojo que ya no existe, el sabor del vino frío, el olor a salazón, su voz contando historias fabulosas, aliviando su corazón del dolor insufrible. Muchas noches durante muchos meses pasearán juntos por Madrid y él le hablará de sus recuerdos, de las callejuelas de Córdoba en las que anduvo de niño,  de las llanuras de China y de la Patagonia, de sol demoniaco de Etiopía o de la dulce brisa en una playa de La Antigua, de Samarkanda, Venecia, Estambul, Dublin, Hong-Kong, nombrará para ella su vida entera, sus amigos Teihard de Chardin, Pandora, el bueno de Jack London, el inquieto Butch Casidy, su amigo Raspa, Soledad Lokaarth, el silencioso Herman Hesse o el mismísimo Stalin a quién conoció cuando no era nadie en 1907. Hugo Corto sueña muchas noches con  la isla del pacífico arrasada por el tsunami.  –Si hubiéramos permanecido media hora más junto al arrecife el vapor habría desaparecido también­–. Sin embargo está aquí, ahora, hablando de su vida como si ya no fuera suya, como si estuviera contando la historia de otro a una chiquilla desconocida, también extranjera como él. Hugo siente que de alguna forma esa esquirla de granada que le han sacado esta mañana de la mano ha cambiado la línea de su fortuna. Esta guerra es diferente a todas las guerras en las que ha participado. Llegó a España desde Odessa con un cargamento de contrabando de armas para un grupo anarquista y se quedó en Valencia, se unió a los Cenetistas y llegó a Madrid en los primeros días de la batalla. Conoció a Gracián por azar unos pocos días antes de su muerte, cuando las Vickers se encasquillaban y sólo él, el marinero misterioso, el traficante de armas, sabía ajustar el cerrojo. Compartieron el frío y el coñac por las noches, el miedo y los recuerdos de Praga y él le mostró a la luz del amanecer, antes de la siguiente ofensiva, la fotografía de esa chiquilla que ahora, muchos años después os recuerda a todos y le cuenta esta historia a su nieta antes de dormir, igual que si le estuviera leyendo un cuento de aventuras. Hugo Corto sabe que se acaba su tiempo, tal vez su vida. la guerra de España es el comienzo de un mundo nuevo de atrocidades meticulosas, de nuevas formas de muerte en las que la mano asesina ya no empuña un fusil si no una idea, de maremotos de odio que arrasarán una por una todas las islas, todas las ciudades, todos los cuerpos del mundo donde se esconde aún el paraíso.  Hugo y Ariadna durmieron juntos muchas noches, protegiéndose del dolor, haciendo con el calor de sus cuerpos un pedazo de mundo habitable, con el aliento de sus palabras un camino posible al futuro.

Después de la guerra sé que Iker Elorza siempre buscó el nombre de Hugo Corto en los libros, en las listas y documentos que atesoraban las asociaciones de brigadistas y los historiadores amigos. No encontró nada, ni una mención, ni entre los vivos ni entre los muertos. Ninguno de los chavales que salieron corriendo a su orden dijo nada, ni una despedida, ni una palabra, no había nada que decir, pero en los ojos de aquellos soldados de menos de veinte años, de esos chiquillos que se escabullían entre las peñas quedó grabada a fuego y para siempre la sonrisa de Corto, sus ojos pequeños, su gorrilla calada, su pendiente de pirata, sabían que gracias a él nadie cayo muerto o herido en aquel pasillo pelado de más de cincuenta metros que pasaron corriendo uno tras otro. Oían los tiros regulares de Hugo y sabían que cada estampido era un enemigo muerto y uno de ellos vivo. Todos contarían años después a sus hijos y a sus nietos la gesta de aquel hombre extraño, un marinero de Malta que les salvó el pellejo, la vida, el futuro.

Hace pocos años, cuando Iker ya había desaparecido, pude saber por fin qué había sido de Hugo. Yo siempre había creído ciertas historias escuchadas en una tabernucha de Londres en la que solían reunirse antiguos brigadistas ingleses. En una me contaron que un tal Corto vivía muy bien en un palacete de la Habana vieja alquilando su barco y sus servicios a turistas americanos para pescar marlines y organizar parrandas con putas adolescentes; en otra un brigadista que ahora trabajaba de cocinero en un carguero llamado Winip que hacía la ruta a Calcuta se jactaba de haber compartido dos botellas de ginebra y una tortilla de patatas con un español que regentaba un restaurante en Fort Daupphin y que había peleado como él en Brunete, en Guadalajara y en el Ebro. Llevaba siempre una gorra de marinero y un aro de oro en la oreja izquierda. Pero Iker siempre dudó de aquellas fábulas. El Corto que conocimos en Madrid no tenía tragaderas para acabar de chulo trabajando para yanquis borrachos de rosáceas carnes achicharradas por el trópico, ni de empresario de la restauración de la tortilla de patatas.


Un día recibí la visita de uno de los nietos de esos hombres que pudieron escapar de aquella vaguada tras la Cota 632. Pertenecía a una sociación para la “Recuperación de la Memoria Histórica” y estaba entrevistando a los soldados supervivientes de aquella última masacre de la sexta contraofensiva o en su defecto a familiares de aquellos soldados. Al terminar la entrevista me acordé de Corto y le pregunté al joven historiador, si sabía algo de un tal Hugo Corto. El chaval me miró asombrado, como si la pregunta la hubiera hecho un espectro, un fantasma que le producía a la vez temor y respeto. El joven apagó la grabadora y me miró a los ojos como solo se mira a aquellos con los que se va a compartir un secreto asombroso. —No hay ninguna referencia sobre ese miliciano. Ha pasado por la historia como una sombra, no he leído ni escuchado a nadie que le hubiera conocido salvo tres personas y ahora Usted. Yo pensaba que era un mito aunque mi abuelo y otros dos compañeros suyos que también estuvieron con él en la sierra de Cabals resistiendo en la última y decisiva ofensiva fascista me contaron la misma historia heroica de un extraño brigadista que les cubrió las espaldas y gracia a él pidieron salir con vida de aquella carnicería. Pero hace un año murió mi abuelo. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica comenzaba a sonar con fuerza en los medios de comunicación, se comenzaban a abrir las fosas infames de los paseados de la guerra civil, a enterrarlos con nombre y a honrar la memoria de aquellos españoles con orgullo y sin miedo, por fin. Así que mi abuelo, ya sin el terror que le había atenazado toda su vida, antes de morir, me pidió que buscara el cuerpo de aquel olvidado y me dio indicaciones bastante precisas del lugar en el que debían hallarse los restos. —Cuando lo encuentres entiérralo allí mismo, es lo justo porque allí decidió morir, pero quiero que le lleves esto. No lo abras, es una cuenta pendiente entre nosotros, los quince soldaditos de la quinta del biberón que le debemos la vida—. Mi abuelo me entregó un paquete bien embalado que debía contener algo bastante sólido de uno o dos kilos de peso. Conozco la zona bastante bien y esta primavera con la ayuda de un mapa en el que tenemos apuntados con precisión las cotas y los frentes busqué el lugar. Encontré con relativa facilidad la trinchera desde la que batían los rebeldes el paso y pude deducir cuál debía haber sido el sendero pelado por el que tuvieron que correr lo soldados, pero tardé varias horas en encontrar el pequeño parapeto de piedra que ocupaban ellos porque un espino bastante frondoso ocultaba ahora la zona. Faltaba apenas una hora para anochecer y comenzaba a levantarse un viento fresco desde el Ebro. Aparté con un palo las ramas del espino y descubrí entonces los restos de aquel hombre, me parecía increíble que aún conservase la posición de tumbado con las piernas abiertas, un herrumbroso rifle inglés entre las manos apuntando todavía en dirección a la fortificación enemiga y una gorra de lona oscura sobre la calavera. Deduje que por allí no logró pasar ni un enemigo. Seguramente le habrían matado a tiros desde las cotas más altas que había a su derecha, pero nadie tocó el cuerpo, ni lo encontraron después. Era verdad la fábula heroica del brigadista. Allí estaba igual que el día que lo dejó mi abuelo, me parecía increíble. Excavé con la pala desmontable un agujero al pie del espino y metí con respeto sus huesos, su gorrita de marinero y el paquete que me había entregado mi abuelo, recogí el rifle y apunté con cuidado en el mapa el lugar del enterramiento. Un experto en armas de nuestra asociación restauró en Lee-Enfield y ahora está en un museo en Gandesa. —¿Y abriste el paquete?— le pregunté yo.  —Sí, lo abrí allí mismo antes de enterrar a Hugo Corto—. —Demonios, ¿y que contenía?—. —Cómics. —¿Cómics, que es eso de Cómics?— le grité. —Tebeos, una colección de tebeos muy leída entre la gente de nuestra generación que cuenta las aventuras de un personaje llamado Corto Maltés cuyo autor, Hugo Pratt, le hace morir en la Guerra Civil española y junto a los libros una hoja de papel firmada por los quince hombres que pudieron seguir viviendo, tener hijos, esperanza y morir en paz sin olvidar jamás a aquel extraño jovenzuelo que les sonreía y disparaba mientras ellos se alejaban corriendo de la muerte.


Nota:La fotografía de la trinchera es la reconstrucción del cuerpo de un soldado encontrado en Fatarella en 2012. Se le ha denominado "Xarli". —tras denominarlo inicialmente Charlie por creer que podía ser un brigadista anglosajón— Murió en combate en noviembre de 1938 en los últimos compases de la Batalla del Ebro protegiendo heroicamente la retirada de sus camaradas. Aguantó firme, pegó un montón de tiros y, según revelan las investigaciones, murió por una granada que al explotar le arrancó la mano derecha, le destrozó la pierna y le llenó de metralla el pecho. Excavación arqueológica de los reductos defensivos realizada por el equipo bajo dirección de los arqueólogos Alfredo González Ruibal, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y María del Carmen Rojo, del grupo de didáctica del patrimonio (Didpatri) de la Universidad de Barcelona (UB).



martes

DE AQUÍ


No tendremos mucho futuro si seguimos dependiendo del turismo o el ladrillo, si preferimos comprar espárragos chinos en lugar de los navarros, aunque estos últimos sean algo más caros. Sólo si los consumidores consideran el valor de la situación laboral de quien fabrica el producto comenzará a cambiar el mundo.

La industria textil disfruta de la globalización y la deslocalización. Prácticamente el 100% de su producción está en países en los que las empresas pagan a los trabajadores que hacen nuestra ropa salarios de entre 60€ y 250€ mensuales por jornadas de más de ocho horas, países sin legislación en derechos laborales o protección social. No nombro marcas ni países de sobra conocidos por todos los consumidores. No es un tema de ignorancia inocente. Todos sabemos, todos compramos. Ocurre de forma similar en otros sectores industriales que fabrican productos que compramos los pescadores: vadeadores, cañas, carretes “made in…”

Sin embargo algunas marcas fabrican o comienzan a fabricar “aquí” y publicitan este “valor”.  Me viene a la cabeza el de las sartenes alemanas Woll, que en el ámbito europeo han conseguido un nicho de mercado ofreciendo sartenes de alto precio pero de altísima calidad y que garantizan por 25 años, en contraposición a la gran manufactura china de baja calidad, gran cantidad y muy bajo precio. Una simple sartén puede ser también un producto de alta tecnología europea.

Otro ejemplo muy claro es el de las cañas de pescar Orvis, fabricadas en Estados Unidos. Han conseguido que una gran parte de los pescadores consuman dicho producto garantizando que se hacen con orgullo en Manchester, Vermont. Su publicidad ejemplifica esta cuestión: “(...) Moderno color verde sombra, portacarretes y pasahílos de color negro níquel. Fabricada con orgullo en Manchester, Vermont. Viene con el tubo de aluminio, funda y la garantía de 25 años de Orvis”. Es evidente que la marca quiere informar al consumidor de que la compañía no solo pretende su beneficio económico, sino beneficiar al país, dar trabajo allí, recuperar la calidad de lo made in USA y el valor del trabajador americano. ¿Dónde está ese orgullo de los productos fabricados con cuidado y calidad en España? Aquí Tenemos Maxia Rods. “Orgullo made in spain”. Me alegra que la marca funcione, venda y los pescadores la consideremos no sólo porque sean buenas cañas, sino porque además se fabrican aquí, con salarios de aquí y derechos laborales Europeos. (Y no, Maxia no me paga un duro, ni me regala nada por esta "buena prensa", ni tampoco Orvis.) Se puede competir con I+D+I, difundir la ética del precio justo y estar orgulloso de empresarios que no hacen lo fácil, deslocalizar en China o Bangladesh, sino fabricar aquí, en Gijón, España, Europa.




* Entrada del blog escrita utilizando información del ensayo escrito por Iker Soria Royuela: “La crisis, sus causas y las consecuencias en Extremadura. Propuestas sociales y económicas para una forma de regeneración y progreso fuera de las propuestas de desarrollo dominantes”. Ganador 2015 del PREMIO DE ENSAYO DE CIENCIAS SOCIALES DE EXTREMADURA promovido por ACISE (Asociación de CIENCIAS SOCIALES DE EXTREMADURA) en colaboración con la ASAMBLEA DE EXTREMADURA.