lunes

ANDANTE



De nuevo andando por el agua. Días de “pesca intensiva”. Primer día por la mañana temprano al río I. tras los barbos y por la tarde a hacer volar la seca tras las truchitas de la bellísima garganta libre de M. El segundo día, madrugón tras los truchones de la garganta J. y por la tarde a engatusar capones entre la selva sumergida del crecidísimo embalse de V. El tercer día de nuevo al alba tras los barbos del río T. y por la tarde subida por la umbría garganta de P.  con poca fortuna. En especial el paseito de bajada de una hora por un camino jabalinero y luego de subida por la difícil garganta J. puede considerarse “pesca extrema”. Ese último repecho cualquier día acabará conmigo. No es mal fin.


Volvemos maltrechos, reventados, hambrientos, felices, aunque no hayan sido todos los días afortunados. Acabamos cada noche en la bañera con el agua bien caliente, su espuma, su kilo de sal marina, su buen puñado de lavanda seca y una cerveza helada para ir bebiendo con los ojos cerrados allí metido, en la gloria.
Ese cansancio es adictivo y flotar en la bañera uno de los placeres más intensos y asequibles que conozco. Mi hijo el pescador se baña con un comic, yo con un libro. Más de uno se ha ahogado por culpa de un excesivo cansancio o relax del pescador.

Mientras entrecierro los ojos, metido en la bañera pienso que tal vez no sean las escasas truchas las que me empujan a bajar muchos días por la garganta J. sino la belleza del paraje, de su bosque de galería, de sus pozas. Tal vez no pesquemos solamente truchas, tal vez bajemos hasta allí para pescar ese horizonte, ese paisaje, ese campo bellísimo que consideramos nuestro. Pero no es nuestro sino todo lo contrario, somos nosotros los que pertenecemos al río, de sus aguas bebo y con ellas lleno, derrochón, mi bañera, en ellas nado en verano y me tumbo a la sombra de los sauces a echar una siesta en una hamaca mientras por todas partes zumban los bichos y la vida.

Me siento de nuevo “en forma” y agradezco a mi cuerpo que no me falle, que tenga las mismas fuerzas que mi deseo, que mantenga el equilibrio saltimbanquis por los canchos pulidos de las gargantas, que no me canse pescar, ya sean barbos, truchas, carpas o paisajes. Nunca sedentario, siempre andante.



4 comentarios:

  1. Que dos grandes imágenes, el texto impecable como siempre. Enhorabuena por esas maravillosas jornadas,

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mario. La verdad es que han sido días muy felices.

      Eliminar
  2. FQue bien conozco esos parajes, ríos y escenarios en general. Me muevo por muchas provincias y ríos pero como me tira mi tierra. En realidad no importa casi nada el número de capturas. Si no la calidad de las mismas y del entorno bello y sublime que lo envuelve. No entiendo ni creo que llegue a entender a aquellos "pescadores" que después de una jornada de pesca recuerden si han desanzuelado cinco, seis o doce truchas. No es igual clavar cinco peces en una escollera en un río regulado en cualquier provincia de CyL que hacer subir un hermoso pez de gran calidad genética en este paisaje bello y místico. No soy objetivo. Me dejo llevar por la pasión.
    Gracias por tu post. Me siento en casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias DyT. La pena es que la preciosa garganta que hace linde entre Cáceres y Ávila sea "libre y con muerte", a pesar de todo tiene muchas truchas, aunque pequeñas, porque las de talla la gente se las lleva y es una lástima.

      Eliminar