lunes

HAWKING



Ya florece el tomillo y brota el poleo perfumando la brisa del amanecer. Los helechos y las cicutas están enormes. Todo huele a vida de verdad, de la que nadie empuja, ni compra, ni controla.

Domingo de frío, lluvia, sol, nieve en Gredos. Siento que esta primavera es un regalo. Me metí en una orilla con yerbajos muy espesos de dos metros de altura. Me topé con la cama de los jabalíes y escuché cerca sus barruntos así que reculé y seguí por el agua. Hay que saber a veces recular, desandar, volver sobre nuestros pasos y tomar otro camino. En la vida. En el río.

Apenas pesqué dos horas el domingo pero en ese tiempo se deshizo el Tiempo. Si alguien me hubiera dicho que había estado pescando seis u ocho horas le habría creído. Esas dos horas se estiraron por el espacio-tiempo del Universo, como dice Stephen Hawking, y tal vez ocuparon muchos días de mi burocrático y formal calendario del 2013.

La trucha luchó con ganas, aprovechando la profundidad y la corriente de la poza. Los diez o veinte segundos se estiraron también ocupando mucho espacio de mi tiempo. Hubiera jurado que la brisa, el sol, las perezosas efímeras, la corriente del río estaban todos parados aguardando el final de la pelea. Hubiera jurado que pasaron muchas horas hasta que toqué por fin la piel del pez. Uno entiende la teoría de la relatividad, el Big Bang, los agujeros negros, el horizonte de sucesos, los conos de luz y la teoría de supercuerdas cuando una trucha detiene el tiempo o lo estira o lo llena completamente haciendo desaparecer todo lo demás. Tendría que escribir a Hawking para contárselo.

1 comentario:

  1. O cuando el pez ve nuestra mosca y se dirige decidido hacia ella... ¡he visto barbos que han tardado "horas" en picar!
    Y, al hilo de tu encuentro con los jabalíes, también fue eterno el tiempo que pasó desde que ví un rayón en la orilla opuesta de una garganta hasta que me alejé lo suficiente como para snetirme seguro. Fue en el Maestrazgo, el día de la apertura de hace unos 4 años e iba solo. Lo dicho, ¡una eternidad!
    Un saludo

    ResponderEliminar